Skip to content

RESEÑA. The Ivy Chronicles #1: Foreplay, de Sophie Jordan (+18)

Posted in +18, Contemporánea, Inglés, New Adult, Reseñas, and Romance Contemporáneo

Foreplay ha sido del mejor NA que he leído últimamente. Ya sé, ya sé, siempre me quejo de lo mismo con el NA y recaigo pero nada que hacerle, soy masoquista. Aunque Foreplay… valió la pena leer A Little Too Far, Frigid y Catching Liam para llegar a esto. En serio. Por eso decidí escribir una reseña. Llegué al libro por casualidad… ¿o destino? y god, me alegro de que así haya sido. Foreyplay es un libro que te atrapa y no te deja ir, que te sumerge en las páginas hasta que no quieres volver a salir.

Para quiénes no han leído la sinopsis, va, como muchas historias NA, sobre una chica más bien tímida que está profundamente enamorada de un chico que la ve como una hermana. Posee sus propios secretos, y aunque es inocente no es ingenua. Esa es Pepper. 19 años,  estudiante de psicología, sin familia ni experiencia en relaciones y con su mirada siempre puesta en Hunter, el hermano de su mejor amiga desde hace mucho, mucho tiempo.

All my life I knew what I wanted. Or rather, what I didn’t want.

Y Hunter representa eso. Lo que siempre ha querido. Pepper lleva años mirándolo desde lejos, cómoda mientras lo espera en su escafandra. Afortunada -o desafortunadamente- Hunter acaba de terminar con su novia y llegó el momento de actuar. Sus compañeras de cuarto, Emerson y Georgia la convencen de que salga a recorrer el mundo a adquirir un poco de experiencia que la prepare para conseguir lo que siempre ha deseado. Y así llegan a Reece.

The hot ones are always sociopaths.

Well, not quite. Reece, un bartender, no sólo es hot y no es un sociópata sino que es p-e-r-f-e-c-t-o. Así de simple. El casanova que Pepper necesita y que busca resulta ser un espejismo que esconde mucho más. Mientras que Pepper empieza a caer -no siempre de forma elegante, créanme- seducida por ese enigma, él a su vez está atraído por su inocencia. Así empiezan las lecciones. Y wow, qué lecciones. Sólo hay un pequeño problemita: ¿por qué es tan fácil dejar caer las barreras con él? 

In this moment, I could forget all my fears. I could even forget the fact that I was exposed and vulnerable in a way that I had never been before. In a way I had never let myself be with anyone.

I could do anything. Kiss him. Touch him. Explore him as I wished with no fear that he would demand more from me than I wanted to give.

 ¿Quizás es porque es tan paciente o tan… lickable? ¿por la vulnerabilidad bajo su máscara? ¿es su rostro perfecto o la forma en que sus múltiples facetas la desconciertan y la atraen cada vez más? Pepper no lo sabe. Y no quiere saberlo.
“Thanks for staying and looking after me.”

“Oh. Anyone would have…”

“Don’t do that.”

“What?”

“Make light of what you did. Who you are.”

Con el paso de las lecciones, capa tras capa va desvelando quiénes son y lo que verdaderamente desean. La historia trascurre con delicadeza sin abandonar su género. Por supuesto que hay NA, pero es NA diferente (aunque el final… ése final… *facepalm*. No sé qué le pasó a Jordan pero se la perdono). Hay risas, situaciones muy vergonzosas -muy es exactamente lo quiero decir-, fiestas, exámenes finales, pasados muy oscuros, virginidades en juego, clases y padres detestables, pero es NA basada en más que lujuria, basada en más que en clichés que se superan con un ‘Te amo’ y ya. A pesar de que Pepper puede llegar a ser demasiado similar a otras heroínas en algunas partes, Reece es ya un hombre que sabe lo que quiere y cómo conseguirlo. Reece no juega, no miente pero al mismo tiempo… es humano, es real.
“A poet bartender.”

“Sweetheart, every bartender is a poet.”

“I guess you get to see quite a bit of the world from behind the bar.”

“I see enough. I saw you.”

La verdad es que ambos han cambiado y ni siquiera lo saben. Quienes si lo notan son todos a su alrededor. Sobre todo Logan, el hermano menor de Reece, y Emerson:

“Thanks but everything’s fine, Mom. I’m going home with Hunter for Thanksgiving. That’s what this whole thing with Reece was about. Remember?”

“Oh, I remember. I was just curious if you still did.”

Para ser sincera yo también tuve curiosidad. Y también quise pegarle un par de veces, pero creo que logré entender porque es tan difícil darse cuenta de que…

“Sometimes the thing you want isn’t what you really need.”

Por eso amé Foreplay. De alguna extraña y retorcida manera… me sentí identificada. Logré entender qué era eso que los atraía, y bueno, no lo negaré, me enamoré de Reece. Aunque hubo muchas preguntas sin responder hacia el final y se me hizo que el ritmo que me tuvo toda la tarde (literal) pegada al Kindle desaceleró un poco y perdió algo de magia, encontré lo que buscaba. NA, aquí vamos tú y yo, una vez más.

Want to freak out with me? Aquí está.

Be First to Comment

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *